Hay varios procesos involucrados en la fabricación de nuestros vasos y platos desechables:

  • Extrusión y laminación: recibe material nuevo y de reciclaje, preparándolo para entrar en la máquina termoformadora.
  • Termoformado: conduce el material laminado y lo lleva a los moldes, donde recibe su forma final.
  • Empaque: los productos terminados se apilan en cantidades preestablecidas, se meten en bolsas, y estas en cajas, para ser almacenadas y luego comercializadas.

    El siguiente diagrama incluye los pasos principales del proceso productivo: Extrusión, laminación y termoformado. A continuación se describen con mayor detalle.

Extrusión y laminación

En este proceso se emplea la extrusora, que se alimenta con materia prima nueva y de reciclaje (en nuestro caso poliestireno y polipropileno) y la impulsa con un tornillo sin fin en una cámara rodeada de resistencias eléctricas para calentar hasta una temperatura específica.

Este material fundido se extruye por un cabezal plano y pasa luego una serie de rodillos de laminación para lograr especificaciones precisas de ancho y espesor. Según el tipo de máquina, este material entra caliente directamente en la termoformadora o se enfría y se embobina para su posterior uso.

Termoformado

Se inicia en la sección de alimentación de la máquina termoformadora que recibe el material laminado y lo calienta para fundirlo y darle la fluidez apropiada. Al llegar a la zona de los moldes, la lámina caliente se empuja en las cavidades con aire comprimido, dándole forma y cortando el borde de cada pieza.

El producto final se apila y se empaca, mientras que el sobrante de la lámina se reutiliza, moliéndolo e incorporándolo como material de reciclaje en un nuevo proceso de laminación